De una crisis de salud a una depresión global: Bart A. Pattyn

Bart Pattyn

http://bartpattyn.com

Es evidente que una cadena de genoma de ácido nucleico (es decir, un virus) llamado “SARS-CoV-2” ha creado un cambio sin precedentes en nuestro entorno, en nuestros hábitos y en nuestras actividades. Parece que estamos sólo al comienzo de este agudo cambio de paradigma, y que las consecuencias de CoVid-19 serán duraderas.

La segunda ola, supera a la primera

Las infecciones virales se propagan en diferentes ondas, y el CoVid-19 no es diferente.

Cuando el epicentro se trasladó primero de Asia a Europa, los gobiernos aplicaron medidas de contención con diverso éxito, las infecciones alcanzaron su punto máximo y se establecieron de nuevo.  

Cuando el epicentro se trasladó a América del Norte y América Latina, las autoridades locales respondieron tardíamente con menos eficacia.  

Esa primera oleada sigue en pie y se está cobrando un número cada vez mayor de víctimas en algunas partes de los Estados Unidos y en países populosos como México y el Brasil.  

La experiencia estadounidense demuestra que la negación no es una política eficaz para combatir un virus.

A partir de mayo, los países europeos relajaron el bloqueo y reiniciaron la actividad económica normal.

Una segunda ola de infecciones está empezando a surgir: los viajes de vacaciones, las fiestas de estudiantes y las reuniones religiosas son ahora una nueva fuente de una propagación secundaria del virus.  

Los grupos sociales de bajos ingresos con una movilidad más limitada y los vecindarios populosos ahora soportan la mayoría de las nuevas infecciones.  

Así que, después de 6 meses de restricciones, reducción de la actividad económica y diversos grados de bloqueo, la nueva tasa de infección en todo el mundo sigue siendo la más alta de todos los tiempos.

La segunda ola en Europa se está fusionando con la primera ola en América, creando cifras récord.   

Aunque la comunidad farmacéutica mundial se apresura a desarrollar posibles vacunas, la protección real en todo el mundo todavía está a meses o incluso a un año de distancia.  

Además, parece que la gente puede infectarse y enfermarse por segunda vez, poniendo en duda una vacuna eficaz.

El impacto económico un fuerte apretón

El final de 2019 fue claramente el final de un ciclo económico.  El primer trimestre de 2020 comenzó débil en toda la economía mundial, incluso sin las consecuencias de CoVid-19.  

Los cierres y la reducción de la actividad social hicieron que las cifras del PIB del 1er trimestre cayeran en picada y, como era de esperar, las cifras del 2º trimestre de 2020 son mucho peores.

Desde Europa a apón y de vuelta a los EE.UU., el crecimiento del PIB del 2do trimestre mostró una caída significativa de alrededor de -10% a -15%.  

Esto es después de un primer trimestre ya pobre, y una caída general de la actividad económica de entre -20% a -30% anualizado en la primera mitad del año.

La recesión que está emergiendo es significativamente más severa que la crisis financiera de 2008/09.

Al observar el desempeño de los diferentes países, existe una clara correlación entre la gravedad de la primera ola de infecciones, la gravedad de las medidas de bloqueo y el colapso del 2º trimestre de la economía. Las cifras del PIB del trimestre en el Reino Unido (-20,4%) y España (-18,5%) son aterradoras.

Además, con la 2ª ola que ahora empieza a extenderse en una parte diferente de la población, un rebote en la 2ª parte de 2020 parece bastante inverosímil… 

En el mejor de los casos, se puede esperar una estabilización económica ligada a las vacunas para el verano de 2021.  

¿Seguimos llamando a esto una recesión? o deberíamos admitir que es una Depresión?

Está claro que esta “pequeña gripe” tendrá consecuencias a largo plazo.  Cambiará la forma en que se hacen los negocios. Cambiará la forma en que la gente socializa.  Cambiará los viajes (tanto de negocios como de placer).  También cambiará la producción y las cadenas de suministro.  

2021 traerá una nueva realidad: el “Cambio de paradigma post-CoVid19”.  

¿Cómo se verá el mundo, cómo viviremos y qué significa eso para las empresas?

Socializar y el distanciamiento social

Mientras no haya una vacuna segura, la gente tendrá que seguir viviendo con el distanciamiento social, las medidas de seguridad, los cubrebocas y una higiene cada vez mayor.  

Los contactos sociales seguros se limitan a un pequeño círculo interno de personas conocidas.  

Todo el asunto de socializar parece muy diferente.  Las citas de tinder y los encuentros nocturnos son difíciles si el contacto cercano se limita a los miembros de la familia.  

Con los viajes internacionales limitados, las amistades transfronterizas sólo pueden florecer en línea y están destinadas a permanecer más tiempo.

¿Qué empresas se ven afectadas?  Los restaurantes, bares, salones, clubes nocturnos, salones de baile y otros lugares donde la gente viene a estar con amigos y a conocer gente nueva tendrán que adaptarse.  

Muchos de estos negocios han sufrido significativamente entre marzo y julio y podrían tener dificultades para volver a operar con una capacidad reducida (para mantener las distancias) y un aumento de los costos (desinfección y otras medidas de protección).

Socializar en la escuela y el aprendizaje

Una pregunta específica sobre el distanciamiento social es para la escolarización: el viejo modelo con muchos alumnos en una pequeña superficie sería un propulsor para el virus.  

Aunque los niños son menos propensos a enfermarse, aun así llevarían el virus a los ancianos.  Es probable que surja una mezcla de escolarización en línea y pequeños grupos de aprendizaje in situ.  

El negocio muy rentable de las universidades de alto nivel de EE.UU. también podría estar bajo presión.  ¿Por qué pagar los grandes precios en dólares por cursos en línea sin experiencia real en los EE.UU.?  Canadá, Singapur y Australia están ahora compitiendo con éxito por estos dólares de los estudiantes.

Los viajes no volverán a la normalidad

Los viajes internacionales y los paquetes vacacionales (de bajo costo) no volverán a ser lo que eran.   Las aerolíneas están luchando por sobrevivir, y se avecinan una serie de colapsos y quiebras.  

Sólo los más fuertes y ágiles sobrevivirán, pero con una flota más pequeña y una oferta reducida.

Un sector de aerolíneas mucho más pequeño podrá cobrar precios “normales” por los viajes intercontinentales. 

Los vuelos transatlánticos costarán más de mil dólares para los vuelos básicos, como antes del auge de las aerolíneas de 49,99 libras. 

La realidad actual de que un vuelo de 500 km sea más barato que el correspondiente viaje en tren no tiene ningún sentido económico y podría desaparecer.  ¿Volver al transporte público sostenible?

Incluso podríamos ver el regreso de los transportistas de bandera, ya que los gobiernos subvencionan a los transportistas para asegurar que su capital permanezca conectado, lo cual no es obvio cuando las grandes compañías aéreas buscan rutas rentables para sobrevivir.  

Mientras que los viajes privados para el turismo se volverán más exclusivos, los viajes de negocios estarán aún más presionados.  

Con el cierre, los capitanes de las empresas se acostumbraron a las reuniones por vídeo incluso para su personal cercano.

El argumento convincente de volar por todo el mundo a precios más altos será mucho más difícil de hacer, por lo que los volúmenes bajarán y se mantendrán bajos.  

Esto tendrá consecuencias también para la industria de la hospitalidad: no sólo los hoteles necesitan adaptar la capacidad al distanciamiento social, sino que probablemente no habrá un retorno al turismo de masas con buffets todo incluido y grupos que se mueven de forma sincronizada a través de los circuitos turísticos; los viajes estarán aún más presionados.  

Con menos viajeros de negocios y menos turismo masivo, se puede esperar que las cadenas hoteleras se consoliden.  

Los alojamientos privados se elevarán a un nivel superior para compensar el menor volumen.  ¿Los viajes nacionales y el alojamiento compartido pueden ser los ganadores al final?

Las calles principales se verán diferentes

Mientras que las calles comerciales de muchas ciudades parecen copias de cada una de ellas, el modelo de negocio con las mismas tiendas de marca en cada ciudad o centro comercial ya no tiene sentido.

Durante el cierre todos nos acostumbramos a la conveniencia de tener todas las marcas y todos los tamaños y modelos disponibles en nuestra tableta.  

A menos que sea para algo muy específico, hay pocas razones para ir a la calle principal a comprar ropa o artículos para el hogar. 

Los precios son al menos los mismos en línea (y a menudo mejores), y la conveniencia de comprar lo que sabes y que te lo entreguen en casa es un argumento convincente contra la búsqueda de un espacio de estacionamiento en los concurridos centros urbanos (en Europa) o centros comerciales (en América del Norte).

Al igual que la socialización y la escolarización, la experiencia de compra se trasladará al mundo on-line, con más opciones, más comodidad y precios competitivos. 

Incluso las marcas de alta moda están ahora disponibles en línea. 

La tecnología para tomar medidas precisas en línea está disponible, aunque todavía no se ha implementado.

El espacio de las oficinas para todos ya es indispensable

Los negocios están evolucionando rápidamente para sobrevivir. Los procesos de producción en la fabricación seguirán dependiendo del personal esencial.

¿Pero qué pasa con las oficinas?  La digitalización de los procesos es una condición previa para el éxito, hasta el punto de que algunos créditos bancarios parecen depender ahora de la transformación digital.  

Muchos procesos rutinarios pueden ser manejados cada vez más por inteligencia artificial. Las actividades más estratégicas no dependen necesariamente de que las personas se sienten juntas en un solo lugar todos los días.  

El trabajo a distancia se ha vuelto aceptable y ha demostrado ser productivo para la mayoría de los trabajos de oficina.  

Incluso los puestos de dirección pueden trabajar (al menos durante parte de la semana) desde una oficina en casa bien equipada.

Eso no significa que el contacto cercano entre el liderazgo y un equipo sea irrelevante, pero en el debate sobre los desplazamientos diarios a la oficina, el equilibrio entre una oficina central después de una caminata a través del tráfico y la productividad a través de las conexiones de videos digitales ha cambiado claramente.

Si ya no es necesario proporcionar un escritorio para todo el personal y una oficina para todas las personas mayores, entonces hay una verdadera cuestión de la forma y el volumen del espacio de la oficina.  Las ciudades están llenas de edificios de cristal con millones de oficinas.  ¿Tendrán un valor en el futuro?  

¿Y qué hay de las propiedades residenciales en los centros y suburbios?  

Si los desplazamientos diarios se vuelven menos relevantes o incluso ya no se requieren, ¿por qué un pequeño apartamento en Manhattan sería mucho más caro que una casa con jardín en Nueva Jersey o en los Hamptons?  

O por qué un estudio en la ciudad de Londres sería más valioso que una villa con oficina en los Flandes (sí, al otro lado del canal)

Trabajar en un país diferente de donde vives ya no es tan descabellado.

Futuro del trabajo: Responsabilidad empresarial e inversión socialmente responsable

Si tenemos que mantener el distanciamiento social, mientras que la presencia en una oficina todos los días ya no es relevante, y mientras que los trabajos rutinarios de oficina se delegan a  la Inteligencia Artificial, hay un gran desafío para el liderazgo.  

No habrá necesidad de un jefe que sólo manda a sus subordinados… 

El liderazgo consistirá en “dirigir en oleadas volátiles y ambiguas” de cambios y turbulencias y en dirigir empresas y corporaciones para todos los interesados, no sólo los mercados de valores y para mantener contentos a los analistas (inversiones) de los bancos.

No habrá necesidad de un jefe que sólo manda a sus subordinados… 

El liderazgo consistirá en “dirigir en oleadas volátiles y ambiguas” de cambios y turbulencias y en dirigir empresas y corporaciones para todos los interesados, no sólo los mercados de valores y para mantener contentos a los analistas de los bancos (de inversión).

Como hay una línea cada vez más difusa entre el papel de un país y el papel (y el tamaño) de una empresa multinacional, la RSE (responsabilidad social de las empresas) ya no es un truco de comercialización opcional, sino el núcleo de la “razón de ser” de una empresa de éxito.  

Sí, la empresa debe ser rentable, pero si, la empresa debe cuidar de sus equipos, y crear un futuro para las familias que alimenta.  

La RSE también será parte del debate entre las empresas y los gobiernos, especialmente en los mercados emergentes donde las autoridades de atención pueden proporcionar a sus ciudadanos es limitada.  Las empresas con capacidad de recuperación que equilibren su rentabilidad con las partes interesadas y que tengan la combinación adecuada de políticas lo harán mejor financieramente.

Después de la responsabilidad, la ” sustentabilidad” puede convertirse en una ventaja competitiva (o un requisito) a los ojos del cliente informado.  

Los nuevos reglamentos o directivas de las Inversionista Socialmente Responsables (es decir, ambientales, sociales y de gobernanza) podrían formar parte del panorama posterior a la CoVid19, sin duda para las industrias financieras y tecnológicas…  

Se espera cada vez más de los técnicos de éxito que se centren en la energía renovable, los componentes reciclables, las baterías y la producción duradera.  

Futuro del trabajo: los nómadas se convierten en la norma.

La crisis sanitaria de CoVid19 y la recesión/depresión que se avecina traerán consigo muchas quiebras en todo el mundo, no sólo en los restaurantes y en los principales comercios minoristas de la calle, sino en muchas empresas que dependen de los viajes o de una cadena de producción alargada.  

El desempleo se disparará en 2021 y los niveles observados en España en 2008 (más de un 25% de desempleo juvenil) podrían ser la norma y no la excepción.

Esto probablemente creará una nueva relación entre las empresas y los trabajadores también:  Trabajadores por contrato, equipos de autónomos y gerentes interinos. 

Muchos Millennials ya han comenzado su carrera como nómadas digitales.  

Mientras que la falta de empleo formal o una rápida rotación de los empleadores solía ser una luz roja para los reclutadores hace sólo unos años, se convierte en una insignia de honor en el ágil mundo de los proyectos y las personas que se mueven rápidamente.  

El trabajo independiente o interino ya no es una consecuencia de la falta de oportunidades, sino una elección consciente de un estilo de vida en el que la carrera no empieza como un aprendiz de dirección ni termina el día en que el empleado tiene 65 años.  

La movilidad y el espíritu libre combinados con las habilidades digitales y un estilo de vida flexible dan un mejor equilibrio entre trabajo y vida privada que un trabajo de 9 a 5 en un edificio de oficinas de cristal. 

Del carbono y el acero al silicio y los datos

En el entorno posterior al cambio de paradigma, todos nos tomaremos en serio el cambio climático.  

Incluso ahora, los usuarios particulares están instalando paneles solares para reducir la huella de carbono de su residencia.  Las empresas están invirtiendo en energía verde, a través de la energía solar, jardines en los techos para reducir el calor del centro de la ciudad, y la energía eólica.  

Nuestros hijos, los llamados millennials, son muy conscientes de la energía.  

Algunos jóvenes ni siquiera se molestan en obtener una licencia de conducir, que no es necesaria para su actual vida social en la ciudad y la fiesta de pijamas.  

El transporte eléctrico está cada vez más presente en nuestra vida y ha pasado de los trenes a los autobuses, y ahora a los coches y motos.  

Desde un punto de vista europeo, es bastante sorprendente ver que todos los scooters en Shanghai ya funcionan con baterías…

Cuando miran los objetos de deseo (es decir, el consumo irracional – los chicos famosos y sus juguetes) los veinteañeros piensan más en los iPhones y Play-stationsque en una moto o una guitarra eléctrica.  

El silicio y los objetos que funcionan con pilas son medios para socializar, para reunirse y para conquistar.  

Añade a la mezcla que la moda dominante se vuelve menos específica de género, y realmente estamos viviendo en un mundo diferente.  

Y para los chicos grandes y los juguetes caros, el silicio con baterías está alojado en cajas de titanio y aluminio, en lugar de un motor de gasolina en un ataúd de acero.

En este mundo de silicio y baterías, ni el petróleo ni el acero son las principales materias primas.  Los datos son el nuevo oro.  Las grandes empresas y los negocios enfocados que tienen acceso a datos de comportamiento y pagos tendrán una ventaja competitiva duradera impulsada por la Inteligencia Artificial.  

Los datos forman parte del diseño del producto; los datos forman parte de la distribución; los datos son la gestión de riesgos y los datos dirigen la producción.  

En el mundo de Google/Android, nosotros (y los datos sobre nosotros) nos convertimos en el producto, se acabó la verdadera privacidad.  Nos gustan los mapas de Google y waze y estamos dispuestos a compartir nuestra ubicación para utilizar las herramientas de forma gratuita (por ahora).  

Por otro lado: la privacidad es ahora también un producto, Apple puede cobrar mucho más dinero por sus dispositivos con la promesa de algo de privacidad (aunque sólo para el usuario inteligente).

Las líneas de suministro chino “just-in-time” no son el futuro

Uno de los efectos secundarios de la crisis del coronavirus es que los gobiernos y las empresas se dan cuenta de que los negocios ahora dependen demasiado de las fábricas chinas.  

El equipo médico, el equipo de protección, incluso el material de detección de CoVid19 y los materiales de producción de vacunas son importados de China.   

A los Estados Unidos, Europa y otros países les gustaría evitar esta excesiva dependencia de un solo país, aunque sea el lugar más barato de producción.  La Casa Blanca tiene incluso una palabra política para ello: “desacoplamiento”.

Se espera un cambio en los patrones de producción y comercio mundial

Cabe esperar que la producción se traslade a Europa (oriental) y, sin duda, es una gran oportunidad para esos países y regiones.  

Lo mismo ocurre con más instalaciones de producción al sur del Río Grande para las Américas.  

Por supuesto, esto no significa que los puestos de trabajo en las fábricas de China se trasladarán a Hungría o Brasil: las nuevas fábricas dependerán menos de la mano de obra local y más de las máquinas.  

El silicio y las baterías de nuevo

Los nuevos métodos de producción basados en la distribución digital y la producción local (3D-impresa) parece que se convertirán en el camino a seguir en el futuro a medio plazo.  

El fin de la Paz Estadounidense

Los actuales cambios globales: 

– las políticas nacionales centradas en los Estados Unidos, 

– la fuerza económica y la firmeza de China, 

– una relativa debilidad de las instituciones de la Unión Europea 

– Rusia, egoísta pero consciente de sí misma. 

crear un orden mundial totalmente nuevo.  

Durante la crisis de la Corona, China tomó claras decisiones sobre dónde están sus amigos, con el apoyo y las prioridades de los regímenes amigos.  

Sus políticas hacia Hong-Kong son sólo un ejemplo de una nueva confianza en que China puede tener un lugar más grande en el mundo.  

Las inversiones chinas en África y América Latina garantizan sus líneas de suministro y son un ejemplo de planificación a largo plazo.

Esto contrasta con la percepción de la falta de presencia internacional y liderazgo de los Estados Unidos, más preocupados por el juicio político y las elecciones partidistas que por una pandemia mundial grave y mortal.  

Mientras que los Estados Unidos fue la superpotencia de referencia durante las últimas 4 décadas, no parece haber mucho interés en resolver la crisis de los años 20, la más profunda desde la Gran Depresión de los años 30 (los años 30).

El cierre de las fronteras, las restricciones a la circulación de personas y mercancías, la falta de coordinación de las medidas de bloqueo y refuerzo para detener la propagación del virus, tampoco pusieron precisamente a las instituciones de la Unión Europea en el centro de la crisis actual.  

El actual conflicto en el Mediterráneo oriental (Turquía y Grecia discutiendo sobre el posible petróleo en torno a una pequeña isla al norte de Chipre) tiene el peligro de llevar las guerras de Oriente Medio entre fracciones revolucionarias (Turquía, Qatar, Irán) contra fracciones conservadoras (Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Egipto) directamente a la Unión Europea.  El peligro de una escalada es real.

La duda sobre la influencia rusa en el voto de Brexit, las elecciones presidenciales de los Estados Unidos y el disparo de un avión de línea aérea malayo sobre Ucrania complementan esta percepción de un mundo fragmentado con nuevas líneas de energía.

Así, el equilibrio de poder tal como lo hemos conocido, ha llegado a su fin, y el mundo parece desmoronarse en bloques de influencia.  

¿Es este el fin de la globalización?  ¿Se está gestando la guerra?  ¿O es una oportunidad para fortalecer el caso de un gobierno de la ONU?

El sector público: Salud y cuidado de la salud

Un grupo de personas que consiguió los reflectores y se movió en el centro del escenario es todo el mundo involucrado en la atención sanitaria.

Mientras que las enfermeras y los trabajadores de la atención sanitaria estaban al margen del mundo basado en los beneficios corporativos, ahora está claro que incluso los beneficios corporativos dependen de un entorno saludable donde la seguridad y el bienestar crean consumidores interesados y equipos productivos.

Es probable que se preste más atención a la salud y la atención médica (y a las pensiones) tanto en las prioridades del gobierno como en las políticas de responsabilidad social de las empresas. 

El virus del SARS-CoV-2 ilustró que las personas se infectan independientemente de si están protegidas por un plan médico corporativo. 

La tasa de mortalidad del CoVid19 es mucho más alta en países donde la asistencia sanitaria pública no es fácilmente accesible (norte de Italia, México y Brasil) y donde no se dispone de seguro médico privado (minorías en EE.UU.).

La financiación de la asistencia sanitaria y la atención a los ancianos está destinada a ser renovada. Ni un sistema de salud totalmente público como en Europa ni un sistema de atención financiado por una empresa en los EE.UU.funciona bien.  

La falta de una red de seguridad en los mercados emergentes es aterradora, ya que hace que los virus se sigan propagando.  Un sistema de atención mejor organizado y financiado ayudaría a futuras pandemias. 

La financiación de la atención sanitaria, las pensiones y el desempleo necesitan urgentemente un cambio profundo, más global, más justo y más sostenible.

México durante y después del COVid19

México, como Brasil, es un país donde el virus del SARS-CoV-2 se ha vuelto literalmente contagioso.  Aunque hay dudas sobre la extensión de las infecciones ( más 600 mil), y el número de muertes (más 66 mil) directamente causadas por el CoVid19, incluso los números oficiales indican que la propagación no ha sido controlada.

La mayoría de los casos se concentran en la gran zona metropolitana que rodea a la ciudad de México, incluidos los estados de México y Puebla.

Dadas las peculiaridades del país, las consecuencias financieras son mucho peores que las de la crisis financiera de 2008/09.

Economía

La economía mexicana ha estado en un declive desde el segundo trimestre de 2019, con una contracción acelerada hasta el -17.1% en el segundo trimestre de 2020.  

5 trimestres sucesivos de crecimiento negativo, con un descenso de más del 10% en general está muy cerca de una depresión oficial.

México tiene el desafío definitivo de volver a la normalidad…

La mayoría de los componentes del PIB mexicano están amenazados: bajo precio del petróleo, crecimiento negativo en el principal mercado de exportación (EE.UU.), dificultades con las remesas, colapso de la industria turística, gran parte de la población depende de la economía informal.

Las cifras de empleo formal disminuyeron con más de un millón de empleos en el segundo trimestre de 2020.

Distanciamiento social

En la realidad mexicana, el concepto de distanciamiento y encierro social, tal como se utiliza en Europa y Asia para contener la infección, no es viable.

Mucha gente depende de un ingreso diario que se obtiene mediante el trabajo manual o la venta en mercados públicos y en efectivo, tanto en las zonas rurales como en las urbanas.  

Las familias viven en grupos intrageneracionales bastante grandes, lo que hace más probable la transmisión de los niños a los ancianos.

Reactivar la economía

Los desafíos que enfrentan las autoridades para relanzar la economía son excepcionales y no están totalmente bajo control local.  

El programa del Presidente de gastar 26,000 millones de dólares en programas sociales (alrededor del 3% del PIB) ayudaría, pero no alcanza a cubrir las necesidades reales, y no es muy impresionante frente a la contracción económica.

La realidad es que millones de familias caerán en la pobreza.  Según Coneval, que controla la pobreza, hasta 11 millones de personas podrían caer en la pobreza extrema, y 49 millones en total podrían vivir en la pobreza.

Asistencia sanitaria

La limitada disponibilidad de atención médica avanzada es un factor adicional. México tiene en promedio 2 camas de hospital por cada 100,000 habitantes, mucho menos que en Europa (Alemania tiene 8 camas por cada 100,000 personas).

Si bien las familias con acceso a un empleo formal también tienen acceso a la atención médica del IMSS, la atención médica avanzada (y los respiradores en las unidades de la Unidad de Cuidados Intensivos) a menudo sigue siendo un privilegio para las familias que pueden pagar la atención médica privada.

Conclusión

México es uno de los países de los mercados en crecimiento más afectados por el Covid19.  La economía sufrirá profundamente y muchas familias de clase media terminarán en la pobreza.

Las políticas gubernamentales no han podido hasta ahora hacer frente a las nuevas realidades.

El Covid19 es un grave revés social y económico para México.

Una vez que la situación se normalice, México tendrá la ventaja de estar en la primera línea para reemplazar las líneas de suministro que ahora corren desde China, pero mientras tanto, el país necesita cuidados intensivos.

Si hay una lección que aprender de la crisis actual, que sea esta: la atención sanitaria de calidad debe estar disponible para todos, y los trabajadores de la salud son los únicos que una persona realmente necesita cuando todo va mal…

El mundo y la economía mundial están experimentando una transformación sin precedentes, un retroceso de 50 años de globalización y el peligro de que se intensifique el conflicto armado.  Habrá un orden mundial diferente, una economía diferente y un comercio mundial diferente.  

Es hora de que las empresas se embarquen en el talento para hacer frente a la crisis.  

Bart A. Pattyn – Gestor de Crisis – +32-495-288488 – bart@pattyn.mehttp://bartpattyn.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s